Mitos y Hechos

Algunas personas toman la decisión de no donar debido a la información incorrecta o falsa que han visto, escuchado o leído. Queremos asegurarnos de que su decisión de donar esté basada en realidades. A continuación le damos información sobre algunos de los conceptos erróneos más generalizados en cuanto a la donación.

Mitos Comunes

Si tengo un accidente, y en el hospital saben que soy donante, no me atenderán debidamente y no tratarán de salvarme la vida.

Me preocupa que traten de extraerme los órganos antes de que muera.

Sólo los famosos y los muy adinerados reciben trasplantes de órganos.

Mi religión no favorece la donación de órganos.

No puedo ser donante porque quiero un funeral con féretro abierto.

La donación le costará dinero a mi familia.

Nadie querrá mis órganos por mi historial clínico. Además, estoy demasiado mayor para donar.

Si dono los órganos de mi ser querido, el recipiente sabría quién soy.

Aclaracion de Dudas

Si tengo un accidente, y en el hospital saben que soy donante, no me atenderán debidamente y no tratarán de salvarme la vida.

HECHO: Los profesionales de la medicina harán todo lo posible para salvar su vida. Los doctores que tratarán de salvarle la vida nada tienen que ver con la donación de órganos. La donación sólo se considera después de agotar todos los medios posibles para salvar su vida.

 

Me preocupa que traten de extraerme los órganos antes de que muera.

HECHO: La donación de órganos y tejidos sólo se realiza luego de una declaración de muerte cerebral hecha por dos médicos no relacionado con trasplantes. En Puerto Rico, dos médicos con licencia para practicar la medicina en P.R. deben hacer el diagnóstico de muerte cerebral antes de que se le consulte a la familia del donante acerca de la posibilidad de donar.

 

Sólo los famosos y los muy adinerados reciben trasplantes de órganos.

HECHO: La Red Nacional para la Distribución de Órganos (UNOS, en inglés) junto con los centros de trasplante de toda la nación crearon una lista de espera, que incluye el peso, la estatura y el grupo sanguíneo de cada posible recipiente. La prioridad depende de factores científicos y médicos, que incluyen la urgencia del caso, el tiempo en la lista de espera, la compatibilidad sanguínea y el volumen del órgano. Factores como raza, sexo, edad, ingresos o condición de celebridad nunca son considerados para determinar quién recibe un órgano.

 

Mi religión no favorece la donación de órganos.

HECHO: Las principales religiones del mundo favorecen la donación de órganos porque se considera como un acto de generosidad, de acuerdo con sus doctrinas religiosas, o dejan la decisión en manos de la persona. Ninguna religión se opone a la donación. Si tiene preguntas acerca de la posición de su fe en cuanto a la donación, le exhortamos a que hable con su consejero espiritual.

 

No puedo ser donante porque quiero un funeral con féretro abierto.

HECHO:  La cirugía de donación se practica en condiciones de total asepsia (libre de bacterias) en un quirófano; y el cuerpo se trata con mucho respeto. La donación de órganos o tejidos no desfigura el cuerpo, ni interfiere con un funeral de féretro abierto en caso de que usted así lo desee.

 

La donación le costará dinero a mi familia.

HECHO: Los gastos asociados con las donaciones de órganos y/o tejidos se pagan a través de programas creados para este fin. Usted no tendrá ninguna responsabilidad monetaria por ningún aspecto del proceso de donación. Pero, los gastos médicos incurridos antes de la donación, así como los arreglos y gastos funerales, sí serán responsabilidad de sus familiares o allegados.

 

Nadie querrá mis órganos por mi historial clínico. Además, estoy demasiado mayor para donar.

HECHO: Exhortamos a todos, sin importar su edad o estado de salud, a que se registren en el Registro Electrónico de Donantes Done Vida Puerto Rico, ya que en el momento del fallecimiento, los profesionales médicos determinarán la elegibilidad de cada persona para donar sus órganos y/o tejidos. Incluso algunos pacientes de cáncer pueden donar, y se han dado casos de donantes septuagenarios e incluso mayores.

 

Si dono los órganos de mi ser querido, el beneficiario sabría quién soy.

HECHO: La identidad de todas las personas es  confidencial. La familia del donante y el recipiente pueden recibir datos como: edad, sexo y lugar de residencia. En un plano más personal, al recipiente se le podrían decir las circunstancias del fallecimiento; y a la familia del donante podría informársele de los trasplantes que fueron practicados y recibir noticias sobre la evolución médica de los recipientes. Las organizaciones de donación facilitan la correspondencia y los encuentros, que pueden ser iniciados tanto por los familiares del donante como por el recipiente, cuando ambas partes están de acuerdo.

Share
<!--:es-->Tania Pérez Díaz<!--:--><!--:en-->Tania Pérez Díaz<!--:-->

Tania Pérez Díaz

La aparentemente idílica niñez de Tania Pérez Díaz se vio repentinamente interrumpida a los ocho años de edad. Los médicos le diagnosticaron una enfermedad cardíaca Escribe Mi Historia →
Volver al Registro
Inscritos Total: 482,403
(Hasta el 28 de agosto, 2014)
© 2014 Puerto Rico Donor Registry