Ismael Santiago Romero, o el “Chino”, como prefiere que lo llamen, tiene 54 años y recuerda el 17 de marzo de 1993 como el día en que le devolvieron la vida. “Desde ese día he estado inmensamente agradecido con la persona que me donó su riñón”, afirma. Cada día, reza para que la familia de su donante reciba “todo tipo de bendiciones por el regalo con el que me honraron”. Si bien recuerda fácilmente sus cuatro años de diálisis, prefiere concentrarse en el presente y dedicar su tiempo a reparar automóviles y trabajar como voluntario en LifeLink de Puerto Rico. “Animo a los demás a que muestren su apreciación y que le digan “sí” a la donación de órganos y tejidos”.

 

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.

Inscritos Total: 593,625
(Hasta el 26 de junio, 2017)
© 2017 Puerto Rico Donor Registry